1/1/07

Qué tarde es.

Son las 6:07 de la mañana. Estoy solo. Veo gracias a la luz del monitor mientras miro de reojo la luz parpadeante del móvil, pero no podía esperar a contar la gran cantidad de cosas que he descubierto en lo poco que llevamos de año.

La primera es que todos los seres humanos tenemos la tendencia a hablar sobre temas de los que no sabemos absolutamente nada, y , como es lógico, la consiguiente necesidad de demostrar que entendemos muchísimo sobre ese asunto. Misterioso, ¿verdad?.

Otra de las grandes verdades universales que he descubierto esta noche, es que da igual lo que deseemos y cuánto lo deseemos. Perderemos el 90% del interés cuando lo tengamos.

Y la última es que por más que mires fijamente un móvil, no hierve.

2 comentarios:

dementor dijo...

uyyy y que me dices de esa otra gran verdad universal de que los niños y los borrachos nunca mienten y que cuando los borrachos pillan un pedo horrible se vuelven plastas, insoportable y 100% asesinables... ¡¡¡como mis amigos anoche!!!

alie dijo...

Y tenía que llegar el 2007 para que te dieses cuenta de ésas grandes verdades?

Ala, nano, que la vida es de color de rosa!!

O no?

En fin...

Publicar un comentario