22/10/06

Chu, chuuuuu

La primera vez que viajé a Barcelona, paré en casa de un amigo que, para estudiar su ciclo, cada día tenía que coger el cercanías y recorrer una distancia considerable. Un día decidí acompañarle hasta la ciudad para aprovechar y hacer algo de turismo tradicional.

Esperabamos en el andén, y aparece a lo lejos la luz del tren. Me pongo de pie, avanzo unos metros hacia la derecha y oigo... "¡¡¿Pero a dónde vas?!!". "Al tren", contesté con cara de de estar diciendo una obviedad. Pues no.

"No, no, no. Ni hablar, en ese vagón no, tenemos que subir en el séptimo empezando por la derecha, porque es el único que nos deja cerca de la salida de la estación a la que vamos". Asentí con la cabeza sin demasiado convencimiento, y me dispuse a entrar al tren.

"Noooooo, por esa puerta no, que que si nos bajamos por esa luego hay que dar un pequeño rodeo para pillar las escaleras mecánicas". No respondí. Asumí que directamente estaba loco.

Ahora que paso más tiempo en el tren que en tierra firme, me doy cuenta de que uno se hace con unas costumbres de lo más raras. Ya no sólo calculo las puertas por las que entrar y salir, no sólo me sé los horarios de las 19 estaciones de la línea, sé qué estaciones tienen mayor probabilidad de que se suba un tío bueno, sé qué revisor me va a pedir el abono y cual no, identifico a los pasajeros sin billete a kilómetros, y sé qué días trabaja cada maquinista.

¿Lo mejor de todo? Que ni siquiera ha comenzado el curso.

9 comentarios:

dementor dijo...

Trenes.... OooOooo... que agradable el traqueteo xDDDD

Cosubin bajas tu mucho a Malaga ehhh... ahiiii pillin pillin enoooo!!!!

El aprendiz de ninja dijo...

Que friki de la locomoción xD

...y que poder de atención... pareces robert redford en spy game xD

Tomy dijo...

dentro de poco aprenderas a dormir en el tren y despertarte sólo en las paradas a ver si es la tuya X_D

Yonah dijo...

Y para que no me despierten los revisores, cada vez que me piden el abono les digo "¡Hola!". Así se irán quedando con mi cara y no me lo pedirán más. Dirán, "éste es el loco que va saludando a todo Dios".

Si es que... qué cosas tengo.

alie dijo...

Para cuando lleves un mes de clases ya sabrás quién se sube en cada estación y a quién puedes sonreir y a quién no. Tú tranquilo, eh? que poco a poco te volverás aún más friki de los trenes... jajaja

NOnameGIRL dijo...

Ufff, yo el poco tiempo que fui hasta la universidad en tren casi me dá algo! No me gusta nada, y mucho menos cuando es rutinario! :-D

RollWhisTler dijo...

Y con esa capacidad de observacion estas seguro de querer ser azafato?
No te ves como detective? un Vivancos pero mas sensible ;-).

Cisco dijo...

Yo hacía lo mismo pero con el metro. Me subía siempre en el segundo vagón, tercera puerta (empezando por la derecha) para ser el primero en meterme en las escaleras y poder ir rápido...

Demasiado tiempo para pensar tenemos en los trenes. Y eso del tío bueno, qué pasa, que ligas en los trenes o q? xD

Tomy dijo...

Que bonito es no tener trenes que te hagan fijarte en si te debes subir por la puerta donde la aleacion de los railes sea mas mona para asi salir el primero y coger el autobus que pasa justo en ese minuto no se donde.

En fin... cuanto ralle gratis X_D

Publicar un comentario