27/5/11

Día 70

Siempre tiendo a hacer muchas gilipolleces con mis ex. Todo a raíz de que mi chip de memoria defectuoso deja todos los buenos momentos ahí clavados, y elimina todo aquello que causó que sean ex y no parejas en la actualidad. Maldito cerebro defectuoso.


Con gilipolleces me refiero básicamente a intentar mantener una amistad, un contacto, un detalle, enviarles una canción, felicitarles por el cumpleaños... y lo único que he conseguido, en el mejor de los casos, es alguna respuesta condescendiente; por tanto supongo que me sumaré a la teoría popular de que uno debe llevarse mal con sus ex-parejas, y dejaré el lameculismo para una ocasión en la que tenga algo más que ganar.

En cuanto a mi vida de actualidad, no puedo contar cosas muy alegres. Estoy enfermo, afónico, y un poco depresivo. Me hubiera gustado trabajar estos días para sentirme útil comprobando cinturones, sirviendo deliciosos cafés marca Starbucks, o señalando salidas de emergencia, pero este maldito estúpido estado catarral me lo ha impedido.

Voy a intentar pensar en positivo para atraer así la positividad. Tengo por delante 23 días de vacaciones, un viaje a Ginebra, uno a Málaga, muchos videojuegos por pasarme, comida de mamá, la odisea de reparar yo mismo mi iPhone, abrazar a Diego, abrazar a Yanyan, que me abrace mi mamá, hacerles reír, reírme de con ellos, y olvidarme de quién soy o de dónde vengo.

Y aquí se termina esta entrada. Volveré cuando haya atraído esa positividad a la que estoy intentando invocar.

1 comentarios:

raul dijo...

Invocar? Tengo un kit "Caroline, Manifiéstate" que te puede interesar...

Publicar un comentario