11/5/08

La azafata pedorra

El otro día fui a comer a casa de mis padres para aprovechar mi día libre en cumplir con uno de esos compromisos familiares que ni te terminan de molestar ni te terminan de apasionar.

Volviendo en el cercanías, leyendo una revista y aprovechando que llovía para mirar por la ventana, me percaté de que se subía al tren una muchacha uniformada, de unos 26 años, con una sonrisa enorme y una chapita con su nombre, y el nombre de su aerolínea 'Thomas Cook".

Se sentó a mi lado, y yo ya, a éstas alturas, tengo deformación profesional. Yo veo a alguien uniformado y saludo. Es una sana costumbre, porque es educación al fin y al cabo, pero cuando vas vestido de calle y saludas a la de la limpieza, incluso ella te mira mal, y por lo general ni te suelen contestar.

-"Hola, buenos días" La chica se lo tomó como si yo fuera su admirador y se puso a charlar como si fueramos amigos íntimos. - "Ay, lo de buenos días no sé yo... no me apetece nada irme ahora a Londres, de verdad". -"Ajá...", contesté una vez me di cuenta de mi error. -"Es que aquí donde me ves, la vida de una azafata no es nada fácil". Sonrisa pícara, pero me negaba a contestar.

-"Bueno, por lo menos conoces gente, y un montón de sitios, la verdad, merece la pena porque ves cosas que la gente no verá jamás". Empezaba a estar molesto, porque la información de la revista me resultaba infinitamente más interesante que su conversación.

-"Debe ser un trabajo apasionante, pero si me disculpas, me bajo aquí", le dije. Y me bajé corriendo en una parada cualquiera para intentar cambiar de vagón sin perder el tren.

Perdí el tren, pero mereció la pena.

5 comentarios:

dementor dijo...

Menos mal que no te pasó en un avion... menudo hostia te habrias dao!!!! xDDDD

Martes tattoo guapeton!!!! MUAK

KlausK dijo...

Mira que me molesta la mala educación, pero si entr en conflicto de intereses con la prudencia, por favor, que prevalezca la segunda

Nepomuk dijo...

Ehm... recuerda perder la buena costumbre cuando llegues a Madrid y visites el metro. Hay algunos goril... digo, guardias jurados que a pesar del uniforme podrían tomarse lo del saludito a cachondeo y facturarte, visto lo visto, con algún incisivo de menos...

Cattz dijo...

Ains, pobrecito, yo odio a las personas extrañas que deciden contarme su vida cuando tengo algo interesante que hacer. Como pensar, por ejemplo.

Pablo dijo...

Yo me llevo bien con los vigialntes de seguridad de la estación. Claro que con la gentuza que ronda una estación de tren ellos parecen angelitos uniformados...

Publicar un comentario