20/5/08

La compañera 10

Tengo una comapañera de trabajo que me adora. Bueno, hay tres o cuatro compañeras azafatas que me adoran, pero una de ellas con especial intensidad. Pilar tiene treinta y muchos años, y a decir verdad, lo único que compartimos es puesto de trabajo (y a medias, ya que ella es jefa y yo peón).

Aún así ella se preocupa más por mí que muchos de mis amigos, y no lo digo por decir, ella se ofreció a prestarme 600€ cuando libraba mi batalla por un salario digno (o cualquier salario), me trae dulces sevillanos cuando va a su tierra, cambia sus turnos para trabajar conmigo, y cuando lo hace, me lleva la cena al tren para que coma algo. Bueno, y cuando no lo hace.

Ayer fui a trabajar y en la oficina había una bolsa muy grande con un post-it pegado que decía "NO TOCAR, Sólo pabli". La cogí discretamente y la metí en mi maleta sin llamar mucho la atención, pensando que sería algo similar a cuando me presta películas de contrabando aprovechando su puesto de jefa de tripulación.

La bolsa pesaba demasiado para ser un triste DVD, pero dije "lo mismo es toda la filmografía del AVE". Bien entrada la noche, al llegar a casa, empecé a sacar de la maleta toda la leche robada, y la bolsa.

La abrí pensando en qué tipo de película me apetecía ver esa noche, pero me encontré con un bocadillo de tortilla, una pera, y un montón de dulces surtidos, fabricados por las monjas cisterrienses de Sevilla, acompañado todo ello por una nota que decía "para que hoy tampoco pases hambre, y espero que disfrutes los dulces con los tuyos".

Me quejo de un montón de cosas de mi trabajo, pero desde luego ella es de esas pocas cosas que me hacen sentirme bien aquí.

10 comentarios:

KlausK dijo...

¿No te has planteado montar un colmado con todo lo que afanas y todo lo que te regala tu jefa?

Mac Dubh dijo...

Para que veas que hay quien te quiere sin esperar nada a cambio. ¡Quéjate después! Saludos Bicho

dementor dijo...

Si no se queraba por todo no seria Pablo...

Pablo dijo...

Klaus, lo he pensado pero prefiero montar en mi minipiso un 'Museo de la Alta Velocidad' o 'Museo homenaje a la carga de Cátering', o cualquier otra cosa.

mac dubh, tienes toda la razón. le he buscado mil explicaciones diferentes pero, ¡ninguna encaja!

d, No me quejo tanto, idiota.

Lo que pasa es que si no me quejara de vez en cuando (o con mucha frecuencia según con quién) acabaría explotando por dentro, y no queremos eso.

reve dijo...

Yo sí que quiero eso :)

Pablo dijo...

Que explote por dentro... qué adorable.

Mac Dubh dijo...

Quizás quiso decir que explotes dentro de...ahora malpiensa jajajaja

dijo...

pero esto que cuentas no es una compañera... es una mujer enamorada que va a saltar entre vagones para estar cerca de ti ;-)

Pablo dijo...

Qué va, lo que pasa es que tiene un instinto maternal que la tiene loca, loca, loca...

Jose dijo...

me estaba emocionando leyendo tu historia. En cada linea que leia sentia el morbillo pensando que toda esa atencion de la jefa era debida a una atracción fisica y sexual, y que al final de tu historia acabaría con un momento loco de pasion en el WC del AVE, o algun lugar oculto donde desempeñas tu curro. Es una historia con el aliciente perfecto y morboso, un currante raso y una jefa.

Publicar un comentario