19/8/06

Una de gitanos

Contar que 6 gitanos nos han atracado y pegado de hostias a las tres de la tarde debe ser lo menos original del mundo, ¿verdad?. Pues entonces me lo callo.

Lo que sí necesito para recobrar mi fé en la humanidad sin distinción de razas como si esto fuera un mundo feliz, es que me contéis historias (no ficticias) sobre gitanos buenos que hayáis conocido a lo largo de vuestra vida.

No se aceptan historias del tipo: "Me rajó, pero con dulzura y sin demasiada saña" o "Me robó utilizando un bello y místico baile hipnotizador".

Gracias.

La dirección.

15 comentarios:

dementor dijo...

Una vez un gitano nos enseño una navaja en la palma de su mano y sin ni siquiera abrirla nos dijo... "mira esta es la shica... si os portais bien y me dais to lo que llevais no os la abro"... mis amigos y yo nos miramos con cara de asombro, le dimos un manotazo, la navaja salio volando y le peguemos un curro la mar de shico por tontolaba... ma que son burretes aveces!!!

Yonah!!! un besete muy grande pa que te recuperes pronto.

dementor dijo...

Mas que una historia de gitanos buenos... es una historia de gitanos tontolabas... pero para serte sincero, no conozco historias de gitanos buenos... sorry de corazon!!!

Herel dijo...

A ver, ésta es un poco cómica. De pequeño iba con una amigo por la calle y desde el otro lado de la fila de coches aparcados venían dos gitanillos siguiéndonos en bici por la carretera. Y uno de ellos le gritó a mi amigo, "¡a ver el reloj!", total que nos paramos, yo estaba temeroso, el gitano se bajó de la bici, cruzó la fila de coches, se acercó, y cuando estuvo frente a mi amigo, resulta que no le llegaba ni al cuello. Al verse tan pequeñito se achantó, masculló algo y se marchó en su bicicleta sin hacernos nada.

El aprendiz de ninja dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
RollWhisTler dijo...

Lo de las pelis cuentan? que tal Brad Pitt en Snatch? malo malo, no es :p.

Bueno, ahí va mi historia:

Tenía yo cosa de 16 añicos, en esa epoca solía hacer bastantes excursiones por el tibidabo con la bici. Habia quedado en una plaza cerca de mi casa, y alli estaba yo, sentado en un banco, con el casco y los guantes a mi lado y la bici apoyada en el otro, cuando llega la version gitana de los dalton.

Serían 5 o 6, no me acuerdo bien, el más alto me sacaba medio palmo y el mas bajito me llegaría un poco por encima del ombligo más o menos, el mas alto tendria un año o dos mas que yo y el chiquitin no creo que tuviese mas de doce.

Uno sin decir palabra agarra el casco, a lo que yo respondo agarrandolo del otro extremo. Otro me pregunta si puede dar una vuelta en mi bici y se monta, a lo que yo la agarro con la mano libre.

El pequeñajo se lo mira todo con cara seria, el mayor me va dando golpecitos con una ramita que llevaba en la mano.

No era la primera vez que me pasava algo similar, pero uno no se acostumbra nunca a estas cosas... ya sabes lo que es, corazon a 100, respiracion profunda intentando calmarse y la mente completamente confusa por la indecision de que se supone que debes hacer.

Total, que ahí estaba yo, intercalando frases destinadas a todos y cada uno de los gitanos:

" no puedo dejarte la bici, pq he quedado ahora y la necesito "
" tambien necesito el casco, dejalo por favor "
" ¿por que me das con el palo? "
" ¿Son tus hermanos? ¿el resto de la familia bien? "

Así un buen rato hasta que el pequeño coje y dice:
" dejadlo tranquilo que me ha caido bien", y se larga tan tranquilo.
Acto seguido sueltan el casco y la bici. El grandullon me mira con cara de asesino, me tira la rama a los pies y se larga tambien... creo que nunca he subido al tibidabo cansandome tan poco :p, la adrenalina es la leche, tendrian que venderla en frasquitos.

Yonah dijo...

Madre de Dios, ¡qué de gitanos buenos hay!

Pero os dije que lo de "me apuñaló con dulzura" no valía :(.

dementor dijo...

Bueno Coso… como van las magulladuras???… espero que te estén mimando 0;)

Tomy dijo...

Coso? :O ese es mi muñeco O_O

Yonah dijo...

¡Estoy vivo!

Ya mismo vuelvo a dar la brasa con mis post de agosto. Igual si estoy inspirado os hablaré del zoo de mi ciudad (que va a ser que no) o del cola-cao.

Eride dijo...

Uno de los pésames más sinceros que me dieron en el funeral de mi abuelo fue el de un hombre oscuro a más no poder y apellidado Heredia.

El hombre no creo que se dedique en su tiempo libre a recaudar fondos contra el SIDA en Zimbabwe pero, dado que yo tampoco, no le calificaría de malo.

En realidad, no creo que nos diferenciemos en mucho. Bueno, sí, en que él es gitano. Pero como no vive en un poblacho sin electricidad ni agua corriente igual le han quitado el carnet y la navaja... :P

Eride dijo...

En castellano, que te han pillado seis hijosdeputa, no seis gitanos.

Los arios de las botas militares también se mueven en manada (y deberías temerles más). Las piaras es lo que tienen...

dementor dijo...

Mi madre recibió una paliza de una familia gitana porque cuando estaba ayudando a parir a una de su clan, dijo a la familia que solo podía asistir al parto el padre… como nota graciosa te diré que la mujer que estaba pariendo también participo en la paliza.

Eride… no todos son unos hijosdeputa… solo el 98% son unos hijosdelagranputa.

Yonah dijo...

Yo siempre trato de pensar como tú, Eride. Lo que pasa es que primero me robaron la moto hace unos cuantos años, y ahora esto.

Llevo más de 13 años viviendo en esta ciudad y sólo he tenido tres problemas en la calle. Con ellos. Se vuelve inevitable pensar así.

P.D: Yo nunca empecé nada, puedes creerme cuando digo que soy de las personas más pacíficas que puedas encontrar 0:). (También vale el término cobarde).

Eride dijo...

No te equivoques, más prejuicios que yo no creo que tengas. Lo mío siempre ha sido la teoría ;)

alie dijo...

Pues una de gitanas.

Cuando yo era xica, allá por los doce años o así, una niña se dedicaba a seguirme desde la puerta de casa hasta la de mi colegio. Y eso que el suyo quedaba como trescientos metros antes que el mío... El caso es que me tiraba del pelo y sus amiguitas nos seguían riéndose a mi costa, claro. Daba igual que lo llevase suelto, en coleta, con trencitas... Y yo que era muy modosita (ejem) le pedía que parase, que me dejase en paz. Y ella me decía entre tirones: 'si no te hago nada' tirón 'si el pelo no hace daño' tirón 'si ésto no duele' tirón... Hasta que un día me giré y le dí con el dorso de la mano. Se quedó blanca, mirándome con los ojos muy abiertos y sujetándose la cara con la mano que usaba para tirarme del pelo. Sus amigas siguieron riéndose, pero más fuerte, y le llovían comentarios del tipo 'ay, la paya, que se te ha vuelto' 'quién iba a decir que tenía tanta fuerza la niña ésta'... Salió huyendo por patas. No supe más de ella hasta que me dijeron que se casaba. De penalti (pero es un hecho irrelevante) con 16 años. Ahora se casa en segundas nupcias con un primo suyo.

Qué vida más dura la de acosador juvenil...

Publicar un comentario