6/1/10

Badoo

Tengo que confesarlo. Me divierto muchísimo con Badoo, entre otras redes sociales modernas. Me centro en esta última porque es la que más 'juego' o 'jugo' da. Me registré porque mi amigo J. me invitó a mediados de agosto y eran meses de lo más aburridos, calor, sexo escaso, y sobre todo, tiempo libre inagotable.



Desde entonces, y por lo que llevo visto, no me da ningún miedo asegurar que es un nido de perturbados. Es lo más parecido a un hospital psiquiátrico sin barreras, y es que, en apenas seis meses me he cruzado con:

a) Carichurris: Creo que no hay nada más desagradable que alguien a quien no conoces de nada te salude con un "Hola cariño", "ola guapisimo" (sic), "ola wapo" (sic), "ola bonbon" (sic). De hecho algunos no la cagan a la primera, te dicen "Hola" y se reservan el "amorcito", "pichulín", etc.. para la segunda frase. A veces me planteo si realmente son gays, porque dudo que liguen con tíos empezando así. El que no te saluda así tiene muchas probabilidades de ser normal (un 3% aproximado).

A pesar de todo, estos son los mejores.

b) Trastornados de doble personalidad: Según estadísticas de elaboración propia, representan al 67% de la población total de Badoo. No sé exactamente por qué. En algunos casos se hace simple y llanamente para conseguir fotos privadas de los demás. La gente se hace pasar por bellezones que van más allá de las portadas de Men's Health, sólo por conseguir un par de fotos amateur de algún pobre despistado. Otros directamente no tienen una motivación exacta o conocida. También podríamos meter en este campo a los mentirosos compulsivos, y a los cuentacuentos.

c) Psicópatas: Existen, realmente son difíciles de identificar, pero están ahí, y no son pocos. Es gente que de algún modo pierde la noción de la realidad y actúa de manera extraña con la única intención de satisfacer sus objetivos, de lo más variopintos. Suelen ser inteligentes y por ello mucho más complejos de identificar que todos los demás. Los hay para todos los gustos. Desde el que se quiere casar contigo a partir de la cuarta línea (los más tontos) sin motivación aparente (alguna habrá), hasta el que te detesta porque tardes más de seis minutos en responder a un mensaje instantáneo. Se vuelven irritables, irritantes, e incluso agresivos cuando no consiguen lo que buscan.

d) Esquizofrenia: Grupo menor de los ya mencionados. No sólo pierden el contacto con la realidad sino que a ratos no son conscientes de ello. De pronto te odian, al rato te aman, y al segundo siguiente sienten impulsos asesinos hacia ti o los que te rodean.

e) Hipersexualidad: también mal conocida como sexopatía, y es independiente de si el sujeto pertenece o no a alguno de los grupos anteriores. Con un 90% de probabilidades también estará englobado en este grupo. Podría tardar más o menos en demostrarlo, pero por lo general tardan entre 1 segundo y 16 minutos y medio en solicitar fotos guarras o sexo urgente. Algunos te cuentan incluso que se han enamorado (piscópatas), algunos incluso te pasan fotosde modelos de BelAmi (doble personalidad), y otros incluso te amenazan de muerte (esquizofrénicos). Eso sí, casi todos te saludan con "ola wapo" (sic) y derivados.

A pesar de todo esto es casi un entretenimiento asegurado, aunque en ocasiones se pueda tornar incluso peligroso. También es muy útil para aprender a descubrir lo importante que es dar con una persona normal en la vida. A veces, incluso para preguntarse por qué los dejamos escapar.

Las tres cosas buenas de hoy:

Por fin me hice las gafas nuevas. Las que tenía en la actualidad las graduaron en 2003, así que aunque un ojo no ha variado, trato de evitarlas siempre.

La cena de Reyes estaba riquísima. El postre de Reyes también.

He aprendido importantes lecciones en el día de hoy. No demasiado positivas, pero aprender siempre es bueno.

2 comentarios:

Mojito dijo...

Primerooo =D (no pienso tratar de aportar nada al post...es como un BMW...está bien como viene... si lo tuneas solo puedes meter la gamba).

Profe dijo...

Jajaja, ¡tienes razón! Pero te dejas una nueva trampa mortal del Badoo: ¡¡¡EL BOTÓN ROJO!!! Para el que no lo sepa, este maravilloso accesorio manda mensajes aleatorios (del tipo: "¿me ayudas a contestar el mundo?"; y no era el peor) a personas que Badoo considera que son ideales para ti según tu perfil. Resultado: el otro día lo probé y ahora no para de escribirme un quiromasajista mejicano de 50 años con bigote a los años cincuenta.

En fin, se te quiere, Plabli :)

Publicar un comentario